jueves, 27 de octubre de 2011

Discos: Taking drugs to make music to take drugs to (Spacemen 3, 1990)

Sólo tenemos loas para los Spacemen 3. Simplemente, porque el rock debería ser siempre así. Como lo entendían Jason Pierce y Peter Kember en sus comienzos. 

Formados en 1982 en la ciudad de Rugby, Inglaterra, estos muchachos buscaron desde sus inicios unir el rock más físico y electrificado de The Cramps/ Stooges (más una buena dosis de Velvet Undergound) con las aventuras interespaciales de Pink Floyd y derivados. Como lenguaje, eligieron una estructura minimalista herencia directa de los Suicide (a los que dicho sea de paso siempre citaron como influencia). 

Con esos padres creativos la cosa no podía andar mal. Pero los buenos no siempre ganan y el grupo jamás disfrutó del éxito ni la aceptación masiva. Más bien permaneció en la órbita de sellos pequeños e independientes, ganándose una fama aceptable como grupo de culto (luego Piece saltaría al reconocimiento con Spiritualized).

Y es que, bien mirada, la música de Spacemen 3 -valvular y críptica, en contacto con las grandes líneas de la psicodelia y el Drone Rock- siempre pareció destinada a unos pocos. Huele a cuevas para melómanos. Esos cuelgues ensimismados y derivativos, sombríos, "todo mal", parecieron siempre en sintonía con la asocialidad distante y cínica de los buceadores de tiendas de discos. Los que eligen grupos y discos lejos de las listas y rankings para bobos.

Para no extendernos demasiado, hoy en Ultravivido nos damos un baño de Fuzz, trémolos y estática con lo que fueron aquellos iniciáticos "Northampton Demos" grabados en 1986 y editados en vinilo por el sello Father Yod en 1990 como "Taking drugs to make music to take drugs to" (apenas una muestra más de la afición de estos muchachos por el consumo recreacional y artístico de drogas). En apenas tres días la banda registró en vivo, casi sin sobregrabaciones, varios temas que luego formarían parte de su lp debut, "Sound of confusion" y su pico creativo, el fantástico "The perfect prescription" ("2:35", "Feel so good", "Hey man", entre otros).

Para algunos críticos (y hasta para los propios Pierce y Kember) las versiones incluidas aquí son más ásperas y atractivas que las que finalmente fueron a parar a los álbumes, pero eso es cuestión de gustos. Aún con sus imperfecciones (o tal vez debido a ellas) el disco atrapa, no por otra cosa sino por el amor que tenian Pierce y compañía por el cuelgue y el trip sostenido. 

No vamos a hablar de cada track en detalle. Simplemente dejarles la invitación a sumergirse, una tarde de estas, en este baño de golpes electrificados, tumulto, Confusión y oleadas de fuzz orientadas a la galaxia, en esta maravilla irrepetible. 

Spacemen 3 discografía (lps)
The sound of confusion (1986)- The perfect prescription (1987)- Playing with fire (1989)- Recurring (1991).

5 comentarios:

Astilla Dominguez dijo...

Fuzz or die!

ultravivido dijo...

Lysergic fuzz!

Mocker dijo...

Buenas Ultra, me gustan mucho los Spacemen 3. Más allá de que "The Perfect Prescription" haya sido su disco más reconocido, yo me inclino mucho por "Sound of Confusion", más primitivo quizás y con ganas de salir a comerse el mundo a base de Fuzz.

Saludos!

ultravivido dijo...

Buenas Mocker. Si, claro, en el primero estaba la cosa cruda todavía. A medida que sacaban discos fueron inclinándose cada vez más por la cosa espacial que luego exploraría Pierce con Spiritualized. A propósito, por si no lo escuchaste te recomiendo "Highs, Lows and Heavenly Blows", de la otra mitad (Kember) firmado como Spectrum. Salud!

Mocker dijo...

La banda de Sonic Boom. Si la tengo, igual un solo disco poseo de ellos y no es uno de los mejorcitos "Forever Alien", demasiado experimental para mi gusto. El que vos decis si no me equivoco es el segundo. Voy a tratar de rastrearlo.

Un Saludo!