viernes, 25 de noviembre de 2011

Discos: Cure for pain (Morphine, 1993)

¿La última gran banda de rock & roll? Si de sudor valvular, pulso y electrificación hablamos, es probable que sí. Que Morphine haya sido de los últimos en la vieja escuela. Rock directo al cuerpo. A la cabeza. Y al corazón, por qué no.

Brevemente, los Morphine se formaron en 1989 en Cambridge, Massachusetts, cuando se unieron el bajista y cantante Mark Sandman y el saxofonista Dana Colley.

El dato obvio y remanido ("impresionante, mirá como suenan y no tienen guitarras") está OK, pero vamos. Hay más cosas para decir de ellos: Power Trío pero sin pirotecnia. Riffs de saxos. Buenos climas. Bajos gordos, ondulantes. Ambiente lisérgico. Sonido orgánico y de sala de ensayo. Feeling de Hard Bop. Yeites clásicos de rock aunque tocados con discreción. Letras nocturnas. Sonido nocturno. Y Sudor. Como el que parecía tener al borde del colapso constante a su frontman Mark Sandman, una especie de poeta beat, de Tom Waits de garage y de vuelo rasante con muy buenas letras.

Después de un buen primer disco ("Good", 1992) los Morphine llegaron al año sigiuente a su mejor marca con "Cure for pain" siempre editados por Rykodisc, un sello de esos por los que hay que sacarse el sombrero. Mejores temas. Y sobre todo más filo, más concision en el feeling con el que todo está tocado. Todo un escalón y medio más arriba.

"Head with wings" y "All wrong" pegan de entrada, matizadas con unos mid tempos tristones ("Candy", "I´m free now"). Todos buenos temas. Acá no hay rellenos. ¿Un poco más de mala onda y más arriba en intensidad? "Buena" es una y "Thursday", otra. Esta última, una historia de cuernos con el tipo y la mina jugando al pool sin que se entere el marido. Bien básico, sobre un riff de bajo tremendo y la banda soltándose a pleno sobre la percusión certera del batería Jerome Deupree.

Como todos los buenos discos, "Cure for pain" también lo es por su correcto flow y su armado, mérito de la producción a cargo de Paul Q. Kolderie (Pixies, Dinosaur Jr, Radiohead y Throwing Muses entre otros). En medio del set hay una delicia acústica que da aire a la escucha ("In spite of me"). Y cómo olvidarnos de ese tremendo final bajo la lluvia con "Miles Davis´funeral"...

Por si hay algún desprevenido por ahí, en la actualidad los restantes miembros de Morphine siguen girando como "Members of Morphine", tras la muerte de Mark Sandman.

Morphine- discografía
Good (1992) Cure for pain (1993) Yes (1995) Like swiming (1997) The night (2000). 

3 comentarios:

Santiago Segura dijo...

Genial disco, casi que diría perfecto. Pero se me olvidó del tema homónimo que está genial y conforma el segmento hitero (?) junto al mencionado In spite of me.

ultravivido dijo...

Si, Santiago, lo más parecido a un "hit" que tuvieron los Morphine junto con "Early to bed". Saludos

Pelu Peluso dijo...

Una vez le dije a un amigo "me gustaría tener un novio con esa voz" y él me dijo "a mi me gustaría tener una novia con esa voz".
Que voz, que despelote, que banda.

Saludos