martes, 17 de julio de 2012

Discos: The best of The Doors (The Doors, 1985)

Les voy a contar cómo conocí a Jim Morrison y The Doors.

Hace muchos años -todavía estábamos en el colegio secundario, sería 1988 ó 1989- le pedí a mi amigo Charly que me grabara un especial de videos de los Echo and The Bunnymen que estaban dando por el viejo canal Music 21. Imaginen qué viejo es esto que les cuento: todavía, algunos no teníamos ni videocasetera ni tv por cable.

Cuando terminé de ver los videos, me sorprendió que la grabación siguiera (tal vez la videocasetera había quedado programada). En la pantalla aparecieron unas letras grandes, unos fuegos artificiales y de repente, una explosión. "¡The Doors!" rezaba el cartelón de letras sixties. Enseguida quedé magnetizado por ese tipo de pantalón de cuero, chaleco y camisa negra que dominaba poco a poco el escenario al ritmo lento de los teclados de -después lo supe- "When the music´s over".

De repente, la banda estalló con un crescendo del baterista y ¡guau! el cantante pegó un salto demencial, para caer en el mismo lugar y sujetarse del micrófono como si se tratara de un talismán que ya no soltaría de ahí en más. Había conocido -sin esperármelo, como si se tratara de un encuentro al que estaba destinado- a Jim Morrison. El video, por cierto, era el famoso show en vivo de los Doors en el Hollywood Bowl.

Meses después conseguí mi primer disco de los Doors en la feria de discos de Parque Rivadavia. Una edición doble, en vinilo, de "The best of The Doors". Es cierto, podríamos estar hablando de cualquiera de los fantásticos discos de la banda californiana , todos buenos, muy buenos y excelentes, según el caso. Pero por razones sentimentales éste doble sigue guardando un lugar especial en mi corazón.

Yo sentía que esos vinilos tenían recovecos, lugares de sombras  y momentos luminosos. Me brindaban experiencias (vinculadas a "imaginar" los temas según su lugar en los surcos) que sólo podían dar los viejos lps. Por ejemplo, uno de los lados, el 3, terminaba con el climático "Riders on the storm". Y entonces yo me sumergía en ese ambiente nocturno, imaginaba una playa, el mar a oscuras más allá. Al dar vuelta ese disco aparecían los bríos de "Touch me" seguidos de "Love her madly".

Con la púa fresca, el comienzo del disco 1, lado A, era arrollador con "Break on through" y "Light myy fire", para descansar un momento con "Crystal ship". Entre los surcos "secretos" estaba otra enigmática: "Spanish caravan" con sus ritmos circenses y "Unknown soldier", aunque ése nunca fue de mis temas favoritos. En el centro de ambos lps aparecían dos platos fuertes: "Roadhouse blues" (podrían haber puesto la impresionante versión de "In concert" ¿no?) y "L.A. Woman".

Años después, sigo sintiendo que los Doors son una banda para conocer y disfrutar en vinilo. Los misterios que proponían se lucen mejor allí que en la chatura latosa de las ediciones en cd. 
Y por supuesto, estaba la imagen a tapa abierta, brazos extendidos y collar de mostacillas de Morrison. Más una foto en claroscuro del grupo, en el gatefoald interno, que nunca olvidaremos.

Un objeto mágico y chamánico, aquel doble. En mi caso, fue el boleto de ida para adentrarme en las luces y sombras con las que nos seducirían, por muchos años más, John Densmore, Robby Krieger, Jim Morrison y Ray Manzarek.

13 comentarios:

EFC dijo...

Y sabes que....creo q ese disco, lo tengo yo.

ultravivido dijo...

Naaaaaaa!!! Urgente, remitir al dueño original. Después llegó "L.A woman", el primer cd, era digital.
Abrazo brother.

Anónimo dijo...

show me the way to next whiskey bar!! abrazo. Damian.

ultravivido dijo...

"Oh, moooooon of Alabaaaama
We now must say goodbye...!"

Langalay dijo...

Cuanto de la imagen y comportamiento de Jim invade su musica ! Observemos la tapa de este vinilo doble, no? esa noche de eclipse lunar, con las populares invadiendo - y desplazando - la totalidad del campo (100% vip), prendiendo fuego las sillas en el medio del campo, bailando alrededor del fuego, con un Ian Astbury a la altura de las circunstancias y los tres miembros originales de los Doors...Son íconos !... estabamos en los 60! Y eso despiertan los Doors, simbolos de una era en la que parecía que se derrumbaban cosas, que se despertaba de un largo sueño, qeu había que quemar algo o todo... Son parte de ese sueño de una generación fantastica...que entiendo luego se perdió sola. cuestiones planetarias diría una amiga en Capilla. sdos

EFC dijo...

Seee, LA Woman...Como olvidar esas tardes de "The cars hiss by my window, like the waves down on the beach..."

Abrazo!

ultravivido dijo...

Langa: tal vez no lo escribí todo lo bien que hubiera podido, pero aquel primer video que vi de Morrison me dejo pegado a la tele. Ojos cerrados, aferrado al mic antes de empezar con "When the music´s over"...Ya lo dijimos muchas veces, pero el 90% de los frontman de ahi en mas tienen algo de él, no?

Que bueno debe haber estado ese show con Astbury!

EFC: subíamos el volumen para escuchar los "aullidos" de Jimbo en el estudio, como olvidarlo...

Salutes

NoFlash dijo...

que bueno haber tenido cable!!!
que hubiera pasado sino?
par mí siempre fue y será El Cantante.

que bueno haber tenido amigos y autos especiales... sin éso, los Doors serían un simple Poster.

ultravivido dijo...

Jajaja. Gracias a que programaste "demás" la VHS en Ambrossetti, apareció Jimbo! ¿Te acordas de esos especiales de Music 21? Que epocas. Venian los Bunnymen y despues los Doors!

Mocker dijo...

Que buena anecdota. Me acuerdo de M21, que buenas épocas. Era una caja de sorpresas la programacion de ese canal, pasando material y videos de bandas que hoy ni por las tapas tendrían un espacio en un canal de Tv. Gratos recuerdos!

ultravivido dijo...

Todavía debo tener grabado en algun vhs un recital de Lou Reed en un lugar de 10 x 4, inhallable ahora. Y otro de The The. Saludos Mocker, nos delatamos la edad jaja!

Perry Mastrángelo dijo...

Excelente canal. Ahí pasaban no solo unos especiales completísimos, sino varios conciertos de artistas que venían, y bien filmados, como el de David Byrne, RHCP en Obras, etc.

Mi más grato recuero, y ojalá los hijos de puta que tienen el poder y el dinero para hacer algo así supieran que si hoy estuviese sería exitoso... lo mismo con hacer buenas ediciones de discografías completas, pero siguen yendo a lo seguro y encima se van al tacho...

En fin, recuerdo el compilado ya que se lo acaparé a un compañero de la secundaria, en primer año (1992). Es bastante suculento, es cierto, no obstante recurro indefectiblemente a los discos. Han hecho un gran trabajo con los remasters, comparable al de los Fab 4.

Saludos!!!

ultravivido dijo...

Hola Perry. Estuvimos cerca, yo debo haberme hecho del doble de los Doors en el 91, 92 también. Despues fuimos al cine a ver la peli de Stone.
Armemos un facebook para que vuelva Music 21, ja. Saludos