martes, 25 de diciembre de 2012

Discos: Rattle and hum (U2, 1988)

En 1987 los U2 emprendieron la gira de presentación de "The Joshua tree". Mientras se convertían en la banda más grande del planeta, visitaron Norteamérica. Y allí sintieron el flechazo inmediato con el gran país del Norte. Todo eso quedó reflejado en la película y el disco doble "Rattle and hum", editado un año después, en 1988.

Es cierto que de todas las etapas de U2 ésta es la más fácil de vilipendiar, con Bono convertido en un insoportable predicador (además de exhibir un look espantoso) y la banda coqueteando con los íconos del rock y la cultura norteamericanas.

Pero buceando en "Rattle and hum" hay buenas canciones. Y bastante fuego. Ambas cosas, cada vez más difíciles de encontrar en la música insustancial de estos días.

Reescuchando el disco tantos años después, ahora entiendo que hay un fantasma que recorre gran parte de este viaje: Bob Dylan. El arisco y poco sociable Bob aparece tocando órgano de iglesia en "Hawkmoon 269", un tema oscuro y apocalíptico. La canción se prende fuego en el tramo final, con una percusión tribal y un coro negro impactante. Entre los temas en vivo (el disco está armado con tomas "live" de la gira y otras canciones nuevas, inéditas) los irlandeses hacen una muy buena versión de "All along the watchtower". Y Maestro y Discípulo (hay muchos links en las letras de Bono con Dylan) escribieron juntos la letra del blues de trasnoche "Love rescue me". Otro buen tema.

Después tenemos el tramo "Sun Records" del álbum. Si "Angel of Harlem" hubiera sido compuesta por algun pope intocable, se seguiría hablando loas de esta canción, que en el disco está dedicada a Billie "Lady Day" Holiday. La letra describe -en tono autobiográfico- la llegada de la banda al JFK en una fría mañana de diciembre, con New York transformada en un gran árbol de Navidad y el espíritu de John Coltrane, Miles Davis y la propia Holiday protegiéndolos. La música tiene Soul, tiene fuego. Y la fluidez natural de una buena canción.

Como si hubiera sido compuesta en el ómnibus de gira en plena ruta al atardecer, "Heartland" es el momento climático del trip, con Eno en teclados y una letra que habla del Mississippi, el Delta, y un sol "brillante y violento". "When loves come to town" tuvo destino de clásico desde que nació, con B.B. King en guitarra y voz. Otro que está compuesto en la vieja escuela, simple, directo, sin vueltas.

Los U2 siempre fueron transparentes como artistas, y "Ratlle and hum" es la foto que los captura embobados con Estados Unidos, su Blues y su Elvis. Más allá del resquemor que pueda provocar ese coqueteo foráneo, la aventura dejó grandes canciones, algunas de ellas algo olvidadas por la historia que vino después.

U2
The Edge, Adam Clayton, Bono, Larry Müllen Jr.

Discografìa cercana
The Joshua Tree (1987) Rattle and hum (1988) Achtung baby! (1991).

4 comentarios:

Leo dijo...

Coincido muchisimo.
Un gran disco, pese a que estaban en su etapa "jugando a los vaqueros".
"Heartland", "Angel of Harlem", "Hawkmoon 269" grandes canciones.
Igual, no llega al nivel de "The Joshua's....".
Abrazo.

ultravivido dijo...

Parece que armaron el disco a medida que avanzaba la gira. Grabaron en EU y en Dublin. Saludos Leoninos y feliz navidad!

Mastrángelo dijo...

Hace demasiado tiempo que no lo escucho, así que no sé qué me depararía enfrentarme a él después de, por lo menos, diez años.

Honestamente, la calidad de las producciones de U2 de la última década y media me dejan pocas ganas de rescatarlo, aunque hay que decirlo: hasta qué punto uno debe darle con un caño a la que era un notable exponente del post-punk.

Con todo, creo que la etapa más vilipendiable es la que sigue en curso, y que no creo que en adelante tenga grandes sorpresas ya que intuyo que el grupo ofrece desde "Pop" puro material reciclado.

Para mí, R&H solía ser un disco bastante desparejo, creo que a raíz de la extraña idea vivo-estudio, pero con grandes temas, es verdad. Un buen documento.

Saludos y felicidades

ultravivido dijo...

Gracias por pasar, Perry. En la línea de lo que decís, reescuché R&H después de -si-por lo menos diez años. Digo reescucharlo de forma mas o menos completa. Tiene cosas que valen, coincidimos.
Felicidades!