domingo, 27 de octubre de 2013












7 comentarios:

Anónimo dijo...

El mundo se queda vacío. Dónde está la magia en ésta pérdida? Que día triste. Damián.

ultravivido dijo...

Día triste. Creo que nos vamos quedando sin Artistas. Tenemos cada vez más música que está ok, y personajes más o menos copados, pero estos eran otra cosa. No me jodan.

Estoy tentado de escribir mil cosas sobre Lou: entre otras, que esa misma frase que parafraseaste vos, Dami, me ayudó en momentos difíciles. Igual que su música. Hay una forma entera de entender el mundo a la Lou Reed. Y la creó el solito, desde sus limitaciones (virtudes) musicales y su poder con la palabra.

En fin. "Hay un poquito de magia en todas las cosas, y después, una pérdida para compensarlo todo".

NoFlash dijo...

Lamentablemente sucede. Pero son personas las que se van (o llegan). ARTISTAS, No. Hace poco en el MOMA, entre una sala y otra hay una frase de un amigote de Lou que nos ratifica que existe una eternidad en algunos pocos "mortales".

La idea no es vivir para siempre, es crear algo que sí lo haga. AW

sebastián dijo...

Escribí, UV. Yo voy a ver si borroneo algo también.

ultravivido dijo...

Mandame lo que escribas, si te animás lo subimos acá en UVVD. Abrazo!

Mastrángelo dijo...

Me gusta lo que dice NoFlash, porque cuando ocurren estas cosas, si bien me embarga una tristeza indescriptible, al mismo tiempo siento que llega una sensación de eternidad: la de esa obra que no perecerá.

Y esa cosa de eternidad como que me tranquiliza. Por eso no hago cosas necrológicas en Pop is Dead –hay otra gente que lo hace bien. Para mí el arte (el buen arte) está como inscripto en un continuo presente. (De hecho, muchas veces me he oido hablar por ejemplo, de Hendrix, en tiempo presente: Jimi ES.) Es la misma razón por la que soy, digamos, poco exigente con la resistencia de un producto al paso del tiempo. Para dejar las cosas en su momento y lugar están estas olas de "ataques ochentosos", el Tubby 3 y 4 y toda esa mierda retrófila (?).

Sea como fuere, la salud, pero sobre todo el paso del tiempo, inevitable, iba a traer el punto en que los grandes se empiecen a ir. Soy reacio a defenestrar gratuitamente e infundadamente a los tiempos que corren y a las nuevas generaciones, pero muy bien decís: esta gente era otra cosa, definitivamente.



ultravivido dijo...

Gracias por su aporte, Mr. Mastrangelo. La sensacion es que se van amigos mayores con los que crecimos (y que nos dieron una mano en eso). Por supuesto, quedan los discos y las palabras, desde ya.

Y me gusta lo que decís sobre ese presente continuo...Claro que sí. Lou "es". Siempre va a estar.

Saludos