miércoles, 15 de mayo de 2013

¿Dónde está Gustavo?


5 comentarios:

Mastrángelo dijo...

En los foros se habla tantas asquerosidades que no se pueden decir cosas como ésta sin que te tomen por pelotudo. Pero como esto no es un foro de anónimos trogloditas cara de concha afligida, voy a expresarme.

¿Dónde está? Según desde qué punto se mire. Pero lo médico-racional no es lo mío. En principio, y según me dijeron de buena fuente de este paradigma (resulta que ahora todos tenemos una buena fuente...) él no está sufriendo. No está pasando por una tristeza acompañada de dolor. Se le está sosteniendo la vida a su organismo, mas con su mente no se sabe a ciencia cierta.

Dicen que en un estado así el alma se desencarna (lo que no implica que esté muerto) del mismo modo que suele hacerlo cuando el bebé está en gestación o en las primeras semanas de vida cuando duerme... inclusive, muchos de nosotros cuando dormimos.

Supongo que su alma debe estar en algún lado aprendiendo cosas, de parte de seres evolucionados, volando por mundos que ni siquiera podemos imaginar. "Gigante dormido" dijo Spinetta.

Pero hoy, desde este lado del mundo, y a contramano de los que piden desconectarlo, prefiero ponerme en el lugar de la familia, mantener la esperanza, y guardar silencio hasta que el universo decida definitivamente qué va a pasar.

ultravivido dijo...

Hoy para mí está en "Cactus", una hermosa canción suya:

Y los médanos, serán témpanos
En el vértigo de la eternidad
Y los pájaros serán arboles
En lo idéntico de la soledad.

Saludos

ultravivido dijo...

Hoy para mí está en "Cactus", una hermosa canción suya:

Y los médanos, serán témpanos
En el vértigo de la eternidad
Y los pájaros serán arboles
En lo idéntico de la soledad.

Saludos

Langalay dijo...

Esta en Capilla del Monte, cuando al atardecer pongo su música.

Xim dijo...

En el 2011, cuando mi madre estaba hospitalizada en sus últimas horas, estaba ya muy sedada, y claro, ya no respondía a nada, de todos modos hubo un momento en que empezaron a caer lágrimas de sus ojos, y eso nos emocionó mucho, entendimos que nos oía pero no podía hacer nada por demostrarlo, sólo que el curso natural del cuerpo humano respondía con las lágrimas. Según parece ser, Gustavo movió algo los lábios y la cabeza cuando le pusieron sus canciones, lo cual indicaba que seguía ahí, pero ¿podemos imaginar el infierno de estar dentro de nuestros cuerpos sin poder apenas dar señales de vida?, no sé, debe de ser terrible, me aterroriza pensarlo, no quiero que me ocurra nunca, antes prefiero morir...

SaLu2